En 1951 agencias de seguridad de varias naciones se reunieron en secreto para proponer el «Aislamiento Sensorial», experimentos con personas que derivaron en algo más potente, como borrar la mente, reprogramarla, y empezar de cero.

Una paciente testigo, y que sobrevivió a esos experimentos lo cuenta en el documental que Televisión Española publicó, cuyo autor es Michael Winterbottom, basado en un ensayo muy bien documentado de la señora Naomi Klein.

De estos experimentos se sacaron conclusiones terribles para convertir a una persona en algo menos que un muñeco, una marioneta a merced de sus dueños. Ataques con perros, electrochoques, pérdida del sueño, de la luz, etc. Estas macabras enseñanzas se aplicaron luego, décadas más tarde, en las torturas de la guerra de Irak. Pero antes ya se experimentaron en masa en países como Chile y Argentina.

La locura capitalista y económica desde hace décadas, ha utilizado estas y otras técnicas económicas para desestabilizar países a favor del libre mercado, la privatización de empresas públicas, la sumisión en la pobreza a millones de trabajadores.

Un buen ejemplo de estos apuntes económicos neoliberales promocionados por Milton Friedman fue la primera etapa de Margaret Tacher en el Reino Unido. De la estabilidad inicial de un país normal, las primeras medidas económicas impuestas por la primera ministra, privatización de empresas públicas, y otras, produjo una ola de manifestaciones y huelgas de los trabajadores, que a su vez fueron duramente reprimidas.

Así comienza el ciclo «causa-efecto» dónde a cada problema se anuncia una medida económica que siempre favorecerá a la clase económica. Cada catástrofe, natural o provocada, lleva consigo la aplicación de medidas económicas que perjudican a la mayoría y favorecen a los pocos que dominan la economía.

Esto es así en todos los países sin excepción, ya sean países «democráticos» o «dictaduras de izquierdas o derechas». Crear problemas, el caos, es la excusa perfecta para aplicar medidas que apuntalen el credo político y económico que esté en el poder.

Un ejemplo reciente, Venezuela. Un país rico económicamente, con petróleo (de los primeros del mundo en volumen de crudo) ha sido destartalado progresivamente, sumiendo a la población en una dependencia total del Estado. Esta técnica exige a un culpable, que siempre es un agente externo, como Estados Unidos o el Capitalismo.

Pero como vemos en el documental, Chile, Argentina, han sufrido lo mismo que Venezuela y Cuba, pero al revés. Dictaduras de derechas como la de Pinochet, mutilaron a la población (literal) para tener la excusa de aplicar medidas económicas anunciadas por Milton Frieddman. Y para Estados Unidos y el Reino Unido, el enemigo capaz de quitarnos «nuestro capitalismo» era el Comunismo Socialismo de Venezuela, Cuba, y los extintos países de la URSS y bloque comunista de los 80´s.

En cualquier caso, para un lado o para el otro, lo que siempre sufren son los pobres, los pueblos, los que no son representados por el Poder, ni por la economía.

Tags:

  • Avatar

    FOUNDER / EDITOR IN CHIEF / CREATIVE DIRECTOR / PHOTOGRAPHER / FILMMAKER

    • Show Comments

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Papelbit Contenidos Culturales

    Papelbit Contenidos Culturales

    You May Also Like

    Themroc para adultos y objetores de conciencia

    En 1973 el director francés Claude Faraldo firmó una de las películas más locas ...

    Conoce la increíble obra del pintor madrileño Juan Álvarez Cebrián

    Desde Madrid llega Juan Álvarez Cebrían para exponer parte de su obra en la ...

    Marina Abramovic, performance en tres actos. Primera parte: «Rhythm 0»

    Marina Abramovic, ARTISTA ÚNICA, con mayúsculas, porque muy pocos artistas hay que hayan traspasado ...

    Ariadna Redondo canta contra el Coronavirus

    Ariadna Redondo se hizo famosa cuanto participó en el concurso de televisión Got Talent ...