H

Hoy fui al pueblo del Frago a desarmar unos armarios, que si llego a saber que estaban tan malos y viejos hubiera llevado un hacha para acabar más rápido. Después de terminar, me tomé un café con el tío José Antonio, y allí me enteré del escenario A.

Escenario A

Era el año 1960 más o menos cuando mi suegro ya tenía un taller mecánico para coches. El tío José Antonio estaba allí cuando entró un hombre con un Jaguar. Supongo que para la época contar con un Jaguar sería como tener asegurada la carne todos los días. Es así que mi suegro le dice al tío: ¡míralo bien que luego lo vas a ver en el Pilar! Cuando Jose Antonio más tarde fue a la plaza del Pilar, el hombre del Jaguar estaba sentado a la puerta de la Iglesia pidiendo limosnas, pero con los brazos atrás escondidos en la camisa.

Escenario B

Nos queríamos comprar una casa en El Frago. Ya la dueña había fijado con nosotros, de palabra, 6000 euros. Emocionados, ilusionados, contentos a rabiar, fuimos a hablar con el vecino de al lado para cómo hacer con una pared divisoria de ambas casas. Entre obras y soluciones contadas, nos aseguró que no quería nuestra casa, pero un mes después la compró por más dinero. Esa vez, la dueña no quiso palabras.

el resto de la colección de las cretinas realidades en esta página.


Sin comentarios