E

Escenario A

40 minutos es todo una barbaridad si se supone que el corazón dice hasta aquí llego. Eso debió pensar el mozo que yacía inmóvil en la escalera, su novia que le tomaba su mano como novia, o mujer casada, o mujer enamorada. Eso también pensamos los testigos, incluido yo, que estábamos frente a la puerta de la tienda Stradivarius. El chico resbaló y cayó golpeado en la columna, allí donde la arista del escalón apuñala. Diez minutos después llegó la policía. Cuarenta minutos después llegó la ambulancia. Mientras tanto la cara del mozo por momentos era más blanca y no se podía hacer más que esperar.

Escenario B

Mi cuñado tiene pasta, tiene dinero. También tiene un espíritu jovial que supone la vida como un juego inocente. En la Feria de Alimentación que coincide con la Fiestas del Pilar compró un jamón. Y de paso le regalaron un cuchillo jamonero y pedazos de chorizos. Era la oferta. Al poco rato empezamos a cortar la pata de jamón frente a la mirada cómplice de un par de muchachos encargados de dispensar cerveza. Mi cuñado buscó pan (no sé dónde) y los bocadillos de jamón fueron devorados por nosotros y los muchachos de la barra. Luego la cerveza fue gratis.

el resto de la colección de las cretinas realidades en esta página.


Hay 2 comentarios


Publicar un nuevo comentario