Tenemos una misión: “Capturar el Arte al que tengamos acceso, y mostrarlo, rescatarlo, evitar que se extravíe en las profundidades de Internet bajo capas de polvo digital” Papelbit.

Hace muchos años ya en Zaragoza, 2009, una exposición llamada “Mira que Lindas!” exponía los mejores diseños de carátulas de CD y Vinilo, en una suerte de algarabía musical y diseño latinoamericano, muchas de ellas.

La expo tuvo lugar en el Museo de Historia de Zaragoza, con acierto. Y viajó desde ahí a otras ciudades de España y Latinoamérica como Madrid, Santo Domingo o Miami. Así las 519 portadas pudieron estar presentes en algunos de los lugares donde fueron gestadas.

El diseño de las portadas de disco va ligadas a la de la historia de la música, como la foto, el carné, el DNI de un disco o LP, algo que identifique al artista y nos transmita las primeras sensaciones sobre la música que escucharemos. Al igual que las portadas de los libros nos dan un adelanto a lo que luego vamos a sentir escuchando ese disco o leyendo ese libro. Pequeñas obras de arte en muchos casos, que bien podrían tener vida propia más allá del propósito para el que fueron creadas.

Sería el caso por ejemplo, de las portadas del artista plástico, fotógrafo y diseñador argentino Juan Gatti, autor de muchas de las carátulas de rock argentino y latinoamericano, como la original y deforme portada de Arnaud del grupo Pescado Rabioso, casi todas las carátulas de Mecano, y de la icónica y sugerente portada de Deseo Carnal de Alaska y Dinarama.

Destacamos por irreverente, sugerente, “políticamente incorrecta” y erótica, la carátula ¿Dónde jugarán las niñas? de la banda mexicana Molotov, en la que aparece una colegiala sentada en un coche con las bragas a medio bajar o a medias subir, según se mire, convirtiéndonos en vouyers imaginarios de algo que acaba o está a punto de suceder. Se dice, se oye, se comenta, que este disco además, era una burla del grupo también mexicano Maná con su disco ¿Dónde jugarán los niños?.

Entre ellas, nos encontramos también con portadas de discos ganadores de premios, como Kamikaze de los panameños Los Rabanes, ganador de un premio Grammy en 2007 o Líbido del grupo del mismo nombre ganador de los Mtv Video Music Awards Latinoamérica en 2002.

Pero todo eso se ha perdido hoy, o se va perdiendo. La música viaja hoy de una en una, en streaming, una canción solamente, y aunque lleva una portada esa canción, un pequeño diseño, nadie se fija en ello. Se consume. Y se tira.

Tags:

  • Show Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Papelbit Contenidos Culturales

Papelbit Contenidos Culturales

You May Also Like

Luces desenfocadas

El Cine y Yo | Un relato de Alan Nal

Si algo me mantuvo cuerdo, fue apartar 300 pesetas de vez en cuando de ...

Escultura en la Habana, Photo por Amaury Cabrera

Sólo en Casa | Poema de Alan Nal

Una pequeña lámpara barata luz artificial me acompaña en mi soledad toda de la ...

El Realismo de Jesús Monge, muy real

Jesús Monge, pintor aragonés, expuso su última obra en Arte Roma Galería, Plaza San ...

La Ira y los Iracundos | Poesía

Unos quieren paz Otros la muerte en vida de los que quieren paz Quitar ...

David Bailey, el fotógrafo de las Celebridades

Entre los mejores fotógrafos de los ‘años sesenta’, David Bailey es conocido tanto por ...

Pasionaria | Cortometraje de Leonor Bruna

El cortometraje de Leonor Bruna, Pasionaria, cuenta la historia de una chica que tiene ...