L

La vida en sí misma como la música. Notas de sincronismo entre las acciones de tu cuerpo, mi cuerpo, y su cuerpo. La voz como una cuchilla en el aire. La música como una manta para tapar el ácido que se suspende en el aire. Mucho aire. Necesito aire. Busco aquella atmósfera que me trague de una vez. Escribir así es una cosa hexagonal como una tuerca. La rigidez del espacio concentrado en apenas un par de palabras que nacen disparadas. Comprender se resume en moco de enanos que tocan violín debajo de hongos. Las puertas puertas son. Mi llanto, tu llanto, su llanto, agua es todo. El amor, la música en sí misma como la vida.

Hay 2 comentarios

  1. Isabella

    Niño, ¡pero qué bien tú escribes! Me encantó. También me gusta que ahora hayas adoptado la estrategia de avisarnos por email. Muchas gracias. Disfruto mucho tu blog. Saludos.


Publicar un nuevo comentario