E

En uno de los muchos grupos de Whatsupp en los que soy miembro, se comenta, como es natural en estos tiempos víricos, acerca de la influencia y estela que dejará la crisis del Coronavirus. Dada mi experiencia cubana y emigrante, llegada a España y ganarme la vida desde cero «literal», que suena casi a grados Kelvin metafísico, un invento, y dado mi paso por la crisis del 2008 en España, con cierto resurgir, y ahora esta nueva crisis del virus cuando aún no se ha salido de la anterior, puedo, digamos, parecer un experto en supervivencia.

Entonces, como ahora, siempre comenté a los españoles, lo siguiente:

Cuando el Estado hace como que te paga, tú haces como que trabajas.

Cuando comenzó la crisis en 2008, probablemente la primera gran crisis en mucho tiempo para muchos españoles, me preguntaban una y otra vez, lógicas dudas sobre supervivencia. Yo contestaba, «si los españoles pierden el respeto al trabajo, no hay economía». Si no hay salarios dignos, porqué habría de ir a trabajar. Cuando uno llega al límite de no tener nada, y encima tiene un empleo, para nada, no podría haber desarrollo, ni economía.

Ahora hay otra crisis, y ya veremos. Pero las cosas deben valer lo justo y necesario que complemente el ciclo de la economía. Por ejemplo, los salarios, deben ser justos y dignos. Pero luego viene el problema de importar «inmigrantes» para que trabajen. No cuestan nada. Y es cuando los españoles se rebelan, y votan a los extremos, por ejemplo «Podemos», o «Vox». Y después, vendrá un Dictador del lado que sea, y luego los empresarios, unos menos que otros, se halarán los pelos. Esto que cuento pasó en Cuba, Venezuela, Rusia en 1917, y en la Alemania Nazi. La economía debe ser justa, y así todos contentos, y no hay huecos para los extremos, que se cuelan como parásitos.

Si tienes empresa, mi sugerencia es que pongas una corona a quién te ha ayudado a levantar la empresa, y evitar así al próximo Dictador de turno, en forma de virus, vestido de crisis. Porque con esas pintas, se llevará por delante a las personas que quieres, trabajadores, y a tu empresa.

«Palabras de Vacuna Cubana, libre y sin partido»

Sin comentarios