• secretaria@fundacioncedes.es
  • +34 976 51 51 21

En el Centro Ocupacional y de Día de Fundación CEDES, concertado con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales, personas con discapacidad intelectual y con autismo mayores de 18 años reciben atención integral, ocupación pre-laboral, formación, rehabilitación y desarrollo persona y social,

Según las necesidades de apoyo y características personales que presentan las personas atendidas reciben servicios específicos de Centro de Día u Ocupacional.

Modalidades:

  • Centro Ocupacional para personas con discapacidad intelectual de grado medio-ligero.
  • Centro de Día para personas con discapacidad intelectual gravemente afectadas
  • Residencia que también conlleva servicio de centro ocupacional.

Centro Ocupacional 

Entre las actividades del Centro Ocupacional destacan las de preparación laboral para los usuarios  y las usuarias que pueden  realizar tareas de manipulados de productos de diferentes empresas. Y tiene una actividad propia de producción artesanal de cerámica de artículos de joyería y regalos. Bajo la dirección de dos ceramistas profesionales, se elaboran procesos tan variados como laminación, modelado, esmaltado, montaje, reciclaje y presentación.

Las personas usuarias del Centro Ocupacional desarrollan sus aptitudes y habilidades más creativas. Los procesos están adaptados para ajustarse a los diferentes niveles de destreza y habilidad, lo que permite que todos, independientemente de su grado de discapacidad, puedan realizar alguna de las elaboraciones.

Además, este servicio realiza actividades formativas, rehabilitación y terapia, actividades culturales, de autonomía personal y social, y acciones especializadas a través  de distintos programas transversales.

Centro de Día

Los usuarios con modalidad de plaza de Centro de Día, con amplias necesidades de apoyo, llevan a cabo un programa diferenciado adaptado a sus necesidades específicas de estimulación, terapia y rehabilitación.

Y con carácter transversal dispone de un programa específico de “personas mayores de 40 años”, para prevenir y mitigar los síntomas del envejecimiento, sobre todo en patologías que presentan una mayor prevalencia de aparición temprana de estos signos.